Una persona anciana quedó sola ¿Estará mejor en un ancianato o en casa?

¿Dónde cuidar a un ser querido de la tercera edad? ¿En un albergue o en casa?

La repentina ausencia de un familiar, bien sea por fallecimiento, viaje, un nuevo trabajo, o cualquier motivo, puede dejar en soledad a una persona de tercera edad que estaba bajo su cuidado.

Sucede de distintas formas:

  • La abuelita y el abuelito se cuidaban mutuamente, uno de los dos muere y el otro queda solo.
  • El familiar adulto que se hacía cargo de una persona de la tercera edad fallece, se enferma, se muda, encuentra un trabajo muy demandante, o por cualquier otra razón, se le hace imposible seguir ayudando.
  • Simplemente nos preocupa que nuestro familiar, hasta hace poco independiente, ya no pueda vivir sin ayuda debido a su avanzada edad.

Cualquiera sea el caso, nos vemos ante la difícil situación de decidir entre continuar el cuidado de una persona mayor en casa o internarla en un geriátrico, albergue, casa hogar o ancianato.

Nunca es una decisión fácil y no hay reglas de oro para saber qué hacer, así que lo que hago en este artículo es compartir mi experiencia y tratar de ayudarte a comprender las ventajas y desventajas de cada tipo de cuidado de una persona mayor y desvalida.

No soy un experto en la materia, todo lo contrario. Simplemente me tocó manejar los destinos de dos personas muy queridas y quiero compartir mi experiencia.

¿Cuáles son las alternativas?

Dejar a tu ser querido donde está:

  • Valiéndose por sí mismo.
  • Atendido por familiares.
  • Atendido por un acompañante.
  • Atendido por una enfermera u otro profesional.

Mudar a tu ser querido a tu casa:

  • Valiéndose por sí mismo.
  • Atendido por familiares.
  • Atendido por un acompañante.
  • Atendido por una enfermera u otro profesional.

Internar a tu ser querido en un albergue, casa hogar, ancianato o geriátrico.

  • Con cuidados especializados para personas seniles y ancianos
  • Sin cuidados especializados

Analicemos cada una de las opciones.

Dejar a nuestro ser querido valerse por sí mismo

Lo primero que debemos saber es que a ningún ser humano le hace bien la soledad. Más allá del riesgo que implica para los ancianos estar solos, se ha demostrado que no ver a nuestros seres queridos por un tiempo prolongado nos acorta la vida. También se ha demostrado que compartir con familiares y amigos nos alarga la vida. Somos seres sociales. Más allá de las enfermedades e impedimentos evidentes, la soledad hará que el deterioro por vejez sea más rápido, puede promover el descuido, el desaseo, facilitar los accidentes… Dejar a una persona mayor en soledad, difícilmente será algo positivo.

Sin embargo, a veces es la misma persona la que quiere estar sola, bien sea por costumbre o por elección, o porque se ha vuelto una persona poco sociable, huraña, cascarrabias, y cedemos ante su exigencia por respeto y por no vulnerar sus deseos.

No debes obedecer ciegamente a una persona de la tercera edad. Todos tomamos malas decisiones y ellos no son la excepción. A veces lo mejor es que tomes el control a pesar de causar un disgusto a tus padres o abuelos.

Es necesario determinar si en realidad nuestro ser querido se puede valer por sus propios medios. Lee y responde estas preguntas junto a otras personas que estén preocupadas por la situación de un ser querido. Evita guiarte solo por tu criterio.  Otros pueden saber o notar cosas que tu has dejado pasar.

¿Puede ir al baño sin ayuda?

Si la persona no puede ir al baño sin ayuda, entonces no puede estar sola. Requiere que otra persona la cuide. Las caídas en el baño son las más frecuentes ya que la mayoría de los baños no están acondicionados para las personas mayores y aunque nos parezca fácil y natural mientras tenemos fuerzas, para muchos adultos en la tercera edad y personas convalecientes ir al baño representa una maniobra difícil y complicada. Agacharse, pararse, lavarse, limpiarse, secarse, son movimientos cuya complejidad representa un riesgo. Adicionalmente, el piso del baño suele mojarse, incluso con agua jabonosa y por lo tanto puede ser muy resbaloso.

¿Sus sentidos están bien?

Una persona que tenga problemas serios de visión, oído o habla causados por la edad no debe estar sola. La falla de cualquiera de esos sentidos en personas que no están acostumbradas es un riesgo en situaciones normales, y más aún durante emergencias como caídas, desmayos, pérdida del equilibrio o ataques de cualquier tipo. Si tu ser querido no puede ver bien, tiene problemas auditivos o no puede comunicarse verbalmente, lo cual es necesario para realizar una llamada de emergencia, no debe estar en soledad.

¿Se ha caído últimamente?

Debes prestar especial atención a las caídas. Cuando las personas de tercera edad se caen, suelen decir que tropezaron o que se resbalaron, y no están mintiendo, es lo que creen que sucedió. Pero en muchos casos se trata de fallas motoras derivadas de problemas en el organismo, aun cuando la causa de la caída sea percibida como un simple accidente. A las personas mayores les fallan las piernas, comienzan a perder fuerza muscular, pueden tener artritis, sufrir de calambres, en fin… Una caída puede significar algo más allá. Un examen médico completo puede demostrar que la causa de la caída fue un problema serio de salud y no un simple tropiezo o resbalón, y si este es el caso, lo más seguro es que la persona no pueda estar sola.  Una caída en una persona mayor puede ser una pista de que algo anda mal y un factor importante para decidir que esa persona ya no debe estar sola.

Una caída en una persona mayor puede ser una pista de que algo anda mal y un factor importante para decidir que esa persona ya no debe estar sola.

¿Puede usar el teléfono?

La capacidad de pedir ayuda es determinante para saber si una persona de la tercera edad puede estar en soledad. Esto en conjunto con la posibilidad de que alguien de confianza se apersone rápidamente hasta donde se encuentre.  Si la persona que te preocupa no puede llamar por teléfono y si no tiene otros mecanismos que le faciliten pedir auxilio en caso de problemas, entonces no debe quedarse sola.

¿Hay familiares, vecinos o amigos cerca?

Es necesario que una persona en la tercera edad tenga cerca a alguien de confianza con acceso a su casa, que tenga llaves, y que le de una visita al día como mínimo, además de llamar por teléfono al menos tres veces al día para constatar que todo está bien.  No solo es importante prevenir problemas, también hay que estar preparados para cuando sucedan.

¿Tiene problemas motores?

Hay personas con impedimentos motores y otro tipo de discapacidades que aprenden a valerse por sí mismas. No siempre es el caso con los problemas de movilidad causados por la edad. Hay que observar bien y asegurarnos de que nuestro familiar realmente puede movilizarse sin riesgos. Fíjate cuando se acueste y cuando se levante de la cama. ¿Qué tanto le cuesta? Nota su facilidad para lavar los platos, la ropa, ir al baño. ¿Te parece que hace movimientos seguros? ¿Le cuesta demasiado?

¿Sufre desequilibrios mentales o problemas con la memoria?

El alzheimer y otras enfermedades mentales, aún incipientes, pueden ser un riesgo para una persona mayor. Por ejemplo, puede tomarse varias veces una pastilla y sufrir una sobredosis, o por el contrario, puede olvidar tomar la pastilla. Incluso puede comer muy poco o comer demasiado. Esto por nombrar apenas problemas relativos a la memoria. Una persona con problemas mentales, aunque estos sean fallas de la memoria aparentemente leves, no debe cuidarse sola.

¿Tiene riesgo de paro cardíaco, paro respiratorio, ACV o cualquier condición que pueda provocar gravedad repentina?

Bajo el riesgo inminente de cualquiera de estas condiciones nadie debe estar solo. Muchas muertes han podido evitarse si la persona hubiese sido atendida a tiempo.

¿Se alimenta bien? ¿Toma suficiente agua? ¿Hace ejercicios?

A veces el problema no es agudo ni frontal, más bien va sucediendo con los días. Este es el caso de la mala alimentación. Si una persona está descuidando demasiado su alimentación, entonces requiere compañía, alguien que vele porque tome agua, coma y se ejercite.

¿Tiene distracciones? ¿Se divierte?

Recuerda que los únicos objetivos no son mantener a tu ser querido vivo y sano, también es importante que tenga la mejor calidad de vida posible en sus últimos años. Necesita divertirse. ¿Tiene distracciones y diversión donde se encuentra? ¿Ve la televisión? ¿Recibe visitas? ¿Practica algún juego? ¿Da paseos? ¿Va de compras? ¿Parece que la pasa bien? A veces creemos que los ancianos no necesitan divertirse. Es un error. Todos necesitamos divertirnos y es una necesidad que no desaparece con la edad.

Recuerda que los únicos objetivos no son mantener a la persona viva y sana, también es importante que tenga la mejor calidad de vida posible en sus últimos años. Necesita divertirse.

Revisa todos estos puntos y procura discutirlos con otros familiares que conozcan a la persona para que tomen una decisión en conjunto. Una vez tomada la decisión, si dejan a la persona de su cuenta, deben volver a revisar todos los puntos cada cierto tiempo, ya que como en la niñez, en la vejez las personas cambiamos muy rápido, y lamentablemente cuando se trata de la tercera edad, es muy frecuente que el cambio sea negativo.

Lista de chequeo cuando dejamos a una persona de la tercera edad valerse por sí misma

Si consideras que tu ser querido puede mantenerse bien en soledad, al menos asegúrate de lo siguiente:

  • Tener copia de las llaves del lugar donde vive
  • Llamar por teléfono dos o tres veces al día
  • Hacer amistad con vecinos que puedan hacerle visitas
  • Que un vecino de confianza tenga llaves

Cuando visites a tu familiar chequea lo siguiente:

  • Que tenga comida
  • Que su peso no haya variado mucho en poco tiempo
  • Revisa su higiene personal y la del lugar donde vive
  • Habla con los vecinos y pídeles que te ayuden a supervisar
  • Bota la comida y las medicinas vencidas
  • Pregúntale a los vecinos si notan algo distinto

Cuidado en el hogar por familiares

Esta es la opción más común y por razones obvias la preferida. Si nuestro familiar no presenta complicaciones de salud ni dependencia extrema para hacer su vida, es lo más normal.

Ventajas

  • El gasto es menor
  • Está rodeado de seres queridos
  • La supervisión es natural y constante

Desventajas

  • Los familiares suelen no estar entrenados para cuidar a personas de la tercera edad.
  • La persona responsable se puede cansar, puede llegar a enfermarse.
  • La persona responsable e incluso el resto de la familia puede ver limitada su vida social, las salidas, el horario, incluso la dieta y las horas de esparcimiento.
  • Hay riesgo de caídas y otros descuidos que pueden resultar graves.

Cuidado en el hogar por ayudantes

Es prácticamente lo mismo que el cuidado por un familiar, salvo que el uso del ayudante disminuye el efecto de cansancio y la dedicación de miembros de la familia.

Ventajas

  • El cansancio es menor.
  • La familia puede hacer supervisión constante.

Desventajas

  • Los acompañantes (no profesionales) pueden no estar entrenados ni tener experiencia en el cuidado de personas de la tercera edad.
  • El acompañante se puede cansar, puede llegar a enfermarse, por lo tanto hay que tener más de un acompañante y rotarlos. Pasar más de dos días cuidando a una persona de la tercera edad puede ser extenuante y la calidad del cuidado baja.
  • Cuesta dinero, aunque no tanto como una enfermera o ayuda profesional.
  • Hay riesgo de caídas y otros descuidos que pueden resultar graves.
  • Hay que darle comida y bebida al acompañante de turno lo cual es un gasto adicional.

Cuidado en el hogar por un profesional (enfermera, fisioterapeuta, alguien con experiencia)

Ventajas

  • El cansancio es menor.
  • La familia puede hacer supervisión constante.
  • El profesional sabe como ayudar tanto en la atención del anciano como en el acondicionamiento del lugar.
  • Disminuye el riesgo de accidentes.
  • En caso de una emergencia médica, una persona profesional sabrá cómo actuar.

Desventajas

  • El profesional se puede cansar, puede llegar a enfermarse, por lo tanto hay que tener más de un profesional y rotarlos. Pasar más de dos días cuidando a una persona de la tercera edad puede ser extenuante y la calidad del cuidado baja.
  • Cuesta dinero. Una persona profesional es más cara que un acompañante o ayudante menos calificado.
  • Hay que darle comida y bebida al profesional de turno lo cual es un gasto adicional. Las enfermeras y otros profesionales no suelen cocinar ni traer su comida.

Internar a nuestro ser querido en un albergue, casa hogar, ancianato o geriátrico

En los ancianatos, geriátricos y casas hogar hay personas entrenadas que saben ayudar a las personas de la tercera edad porque es su trabajo. Tienen experiencia y están entrenados para eso.

Al considerar una institución, te asaltarán dudas:

¿Será más costoso?

Dependiendo de qué tantos cuidados requiere tu familiar, si necesita supervisión constante, un ayudante, alguien dedicado, una enfermera, quizá dentro de un albergue su cuidado costará menos, ya que los recursos, incluso los recursos humanos, se comparten entre varios ancianos.

¿Van a maltratar a mi familiar?

Existe la posibilidad de que haya un trato más seco y distante. Son personas acostumbradas al cuidado de ancianos y se puede llegar a hacer rutinario para ellos. Pero recuerda que el mismo riesgo lo corres con un acompañante o con una enfermera.  La clave es supervisar a tu familiar lo más posible, visitarlo, preguntarle cómo se siente. También puedes preguntar a personas que tengan familiares internados en el lugar.

¿Le darán el mismo cuidado que yo?

El cuidado puede ser incluso mejor que el que tu le das. No debemos confundir cariño con atención adecuada. Nadie le dará cariño como su familia, y no se sentirá en mejor compañía. Sin embargo, en lo que respecta a sus necesidades de atención, es muy posible que esté mejor que contigo en tu casa.

¿Nos va a extrañar?

Por supuesto. Por eso, si ingresas a tu familiar en una institución de cuidado de ancianos, debes procurar visitarlo lo más posible, llamarlo, llevarle su comida favorita de vez en cuando, jugar, planificar que cada una de tus visitas aporte la mayor alegría y confort posible.  

¿Podré tener contacto con mi familiar por teléfono?

Los albergues permiten llamadas dentro de un horario restringido a horas de oficina. Las casas hogar o ancianatos procuran generar hábitos y uno de estos hábitos es respetar los horarios para levantarse, comer e ir a la cama. Seguramente el lugar donde sea internado tu familiar tendrá horario de llamadas. Aprende esos horarios y comunícalos a todas las personas que quieran llamar a la persona internada.

¿Mi familiar podrá tener su propio celular?

Dependiendo de la salud tanto física como mental de tu familiar, le permitirán hacer cualquier actividad, como lo haría en su casa.  De hecho, conocí a un interno de una casa hogar que está en completo uso de sus facultades, tiene teléfono celular y computadora con acceso a Internet. El señor es columnista de un periódico local. Sale y entra de la institución con mucha libertad. Por supuesto, debe respetar lo más que pueda los horarios de entrada y salida, de levantarse, comer e ir a la cama, sobre todo para no perturbar a otros internos.

¿Mi familiar recibirá la alimentación adecuada? ¿Cómo puedo saber si le van a dar la alimentación que requiere?

En una casa hogar les dan alimentación a todos por igual y puede que no le siente bien a un diabético o a una persona que no puede comer carbohidratos, o le pueden dar leche a alguien intolerante a la lactosa, o gluten a un celíaco.

Para evitar accidentes con la comida, debes asegurarte de que cada persona de la casa hogar o albergue conoce las condiciones especiales de tu ser querido. No solo sus restricciones alimenticias y de salud, como alergias e intolerancias, también debes enterarlos de las medicinas que toma, el horario de esas medicinas, debes entregar una lista bien legible con todas las consideraciones especiales y asegurarte de que todas y cada una de las personas que estarán a cargo de tu familiar lean y entiendan cada uno de los puntos y dejar la lista en un lugar accesible y visible, si es posible varias copias y además enviar esa lista por correo electrónico a todos los responsables y a los familiares que te apoyan en el cuidado.

Parece que tu sabes cuidar a tu mamá o a tu abuela, hasta que las cosas empiezan a salir mal.

Algunas de las cosas que pueden comenzar a suceder a medida que una persona envejece:

  • Mala alimentación.
  • Aumenta el riesgo de sufrir caídas.
  • Pérdida de memoria.
  • Descuido personal, falta de higiene.

Desventajas de internar a un ser querido en un geriátrico:

  • No estará a tu lado todo el tiempo.
  • Te vendrán temores respecto a su situación.
  • No podrás llamar a toda hora.
  • Las visitas estarán restringidas a un horario.
  • Hay más personas, se comparten algunos recursos, así que hay riesgo de que tu familiar contraiga enfermedades contagiosas.

Ventajas:

  • No hay una sola persona cuidando.  Es un equipo de personas.
  • Tu ser querido cumplirá un horario de vida lo cual le dará estructura.
  • Las personas que trabajan en la institución saben que hacer en caso de emergencia.
  • Hay actividades recreativas.
  • Estará con gente de su edad.
  • Le darás tiempo de calidad.
  • Gastarás menos.
  • El personal sabrá cómo actuar en caso de muerte.
  • Cuentan con equipos médicos: sillas de rueda, oxígeno, resucitador, camas clínicas…
  • Tienen contactos: doctores, autoridades, insumos, emergencias…
  • El personal sabrá cómo actuar ante una emergencia e incluso ante la muerte.
  • En caso de que tu familiar esté muy grave, sabrán manejar mejor sus últimas horas.

En conclusión, si por cualquier motivo la soledad pone en riesgo la salud de tu ser querido o disminuye su calidad de vida, es mejor que viva contigo en familia.  Si esto no es posible, debes buscar un albergue.

2 comentarios sobre “Una persona anciana quedó sola ¿Estará mejor en un ancianato o en casa?

  1. Estoy sola,sin familia en mi pequeño departamento. Tomo medicamentos. Me cuesta adquirir provisiones. La soledad es muy triste . Tengo 63 años. No recibo visitas, . Cada 10 dias un hermano 10 años mayor, me invita a almorzar, desde las 13.30 hrs, hasta las 15.30 hrs. Es toda la vida social que tengo. Una triteza grande y a veces desesperación me acompañan. Ojalá algún dia cambie esto, y se asista integralmente al adulto solo, como se hace con los niños…..

    1. Estimada señora María Teresa, gracias por compartir con nosotros sus impresiones respecto a la soledad desde un punto de vista tan personal. Apoyamos sus deseos por una mejor situación de las personas en tercera edad.

      Le damos las siguientes recomendaciones:

      – Vaya al cine o al teatro aunque sea una vez al mes. No importa que vaya sola. Le hará bien estar cerca de otras personas, aunque sean desconocidas.

      – Practique un deporte o distracción que la obligue a salir de su casa. Le recomendamos el Yoga o Taichi.

      Mire esta clase de Yoga para la tercera edad. A lo mejor se anima a practicarlo:

      – Participe en un curso o taller de cualquier cosa, aunque sea dos veces al año. Así conocerá gente nueva.

      – Llame por teléfono a sus seres queridos, sean familiares o amigos.

      – Use las Redes Sociales. Si no tiene computadora ni teléfono inteligente, vaya a un cyber café, lo cual puede ser conveniente para rodearse de gente, no importa que sean extraños.

      – Usted no es tan mayor. Puede encontrar amigos en las redes sociales, antiguos compañeros de trabajo o de estudio, primos y otros contactos de la infancia.

      – Salga a comer afuera. Puede ser un perro caliente o simplemente un helado. No tiene que ser nada costoso.

      – Inscríbase en un club de lectura. Las personas en los clubes de lectura se reúnen personalmente para discutir sus impresiones.

      – Salga de las cuatro paredes. No se encierre. Rompa con la soledad. Deje de esperar por sus seres queridos y haga nuevos amigos, comience nuevas rutinas.

      – Si no dispone de mucho dinero, procure realizar actividades cercanas a su casa y de bajo costo.

      – Ayude a otros que estén en situaciones similares o peores. El voluntariado es una actividad gratificante. Visite a ancianos en geriátricos. En los geriátricos y casas hogares le indicarán cuales ancianos no son visitados. Algunos están en muy buen estado mental y físico. Se sorprenderá. También puede visitar a niños abandonados.

      En fin, hay muchas cosas que hacer fuera de casa. Salga de casa al menos una vez a la semana.

      Hay mucha gente que conocer además de la familia. Conozca a una persona nueva al mes. Aunque sea de forma virtual.
      Hay mucho que aprender. Hay mucho que hacer.

      Si tiene limitaciones físicas, de salud o económicas, en la actualidad hay mucho que hacer en Cyber Cafés, Internet, etc.

      Le recomendamos que no se aísle. La soledad no va a disminuir por sí sola. Es darle un enfoque activo en lugar de uno pasivo.

      Gracias por leer y comentar nuestro artículo. Su aporte podría ayudar a otros.

Deja un comentario