El duelo a través del cuerpo

El duelo a través del cuerpo

Autora del texto: Ana Maestropsicóloga miembro del Gabinete de Expertos de Artmemori.

 

Cuando hablamos de duelo es común oír hablar de acompañar los sentimientos de la persona (frustración, soledad, impotencia….), redirigir sus conductas (horarios de sueño, alimentación sana….) y ayudarle a expresar sus emociones (rabia, tristeza, miedo…). Pero, ¿qué pasa con nuestro cuerpo cuando estamos en duelo?

Sabemos que nuestro cuerpo es recipiente de todo aquello que vivimos. ¿Cómo maneja el cuerpo esos pensamientos que le inundan, esa emoción que se desborda, ese apetito que se evapora?

El cuerpo también experimenta un proceso de duelo, el cual duele y el cuerpo también “tiene voz” durante la elaboración de este proceso. Muchas veces, de una forma racional creo que estoy superando mi duelo, pues me esfuerzo por pasar de la negación a la aceptación, porque ya no lloro tanto, porque parece que como algo mejor… En cambio, por otro lado, mi cuerpo me está mandando pequeñas señales que, sino escucho, se quedan desatendidas. Por ejemplo, noto que tengo tensiones muscularesnáuseas por las mañanas sin llegar a vomitar, presión en el pechodolor de cabezapérdida de fuerzadiarrea… Y a todo ello no le hago caso, pues estoy centrado en aceptar mi pérdida, tratar de dormir, tratar de volver a mis rutinas, etc., como si quisiera “programar” qué siento, hago o pienso.

No podemos separar el cuerpo de la mente, no son entes divididos que vayan cada uno por su lado. Lo que puede ocurrir es que somaticemos nuestras emociones/pensamientos en nuestro cuerpo, esto es, transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria. Es importante ofrecerle un momento de atención a nuestro cuerpo al día, y para ello existen diversos métodos, que os iremos comentando en posteriores artículos en este mismo blog.

En definitiva, nuestro cuerpo, al igual que nuestros pensamientos y sentimientos, necesita ser escuchado y atendido. El cuerpo paga un precio muy alto ante este evento tan significativo en nuestras vidas. Nuestro sistema inmune también sufre los efectos del estrés por nuestra pérdida, mostrando una caída en los niveles de actividad de los linfocitos-T, que son unas células muy importantes para la lucha contra las infecciones como los resfriados y otras infecciones menores.

Estos síntomas son respuestas perfectamente normales ante semejante vivencia negativa, pero si nos informamos y entendemos qué está ocurriendo en nuestro cuerpo podremos lidiar mejor con esta situación y sabremos si es normal sentir lo que sentimos o si es necesario buscar ayuda profesional.

Aprovecho para recordaros que estoy a vuestra disposición para atender vuestras consultas y daros apoyo en el duelo de una manera integral, combinando sesiones presenciales y virtuales, o podemos realizar todo el trabajo de duelo online.

Si os apetece, me encantaría leer vuestros comentarios sobre este tema y conocer vuestra experiencia personal al respecto.

Os envío desde aquí un cariño saludo.

Ana Maestro

 

Fuente Artículo tomado de http://www.artmemori.com/blog/blog/198/el-duelo-a-traves-del-cuerpo.html al igual que la imagen

Deja un comentario